EmpoderaLIVE 2017, y eventos en general

Pues hoy no va de software.

Hoy va de que estuve el otro día en el EmpoderaLive, un evento sobre empoderamiento tecnológico en Málaga (días 11 y 12 de septiembre) y, ¡coño! Moló bastante.

Allí conocí a varias personas interesantes y desvirtualicé amigos, cosa que siempre es fantástica. Hablé en inglés durante 2 o 3 días sin parar y sin sentirme rematadamente estúpido y más cosas.

Tuvimos ocasión de ver a mucha gente hablar de sus proyectos y eso nos abrió nuevas vías de pensamiento que todas parten desde nuestro objetivo de respetar a las personas y hacer del mundo un lugar mejor.

Como el evento me pareció un hito interesante para ElenQ Technology he estado trabajando en Schiumato, mi generador de webs estáticas y le he dado la capacidad de crear hilos de noticias y he escrito una cortita sobre mi participación en el evento en la web de ElenQ Tech. Hablé un poco en un apartado de hablar libremente y, como me grabaron en vídeo, os dejo ahí que podáis verme el careto y oír como hablo con entonación rara porque se me había pegado el acentillo del inglés.

Contaría más del tema aquí, pero ese no es el propósito de este blog. Aquí se habla de mis mierdas y de mis frikadas, ¡hombre ya!

No tengo mucho que contar del evento que no podáis ver allí así que nada. Lo dejo aquí. Entrada supercorta hoy.

Me encantó conocer a todas esas personas y disfruté mucho de la ciudad.

Supongo que este evento abre una nueva vía para una persona antisocial como yo, empezaré a moverme a eventos similares y prepararé alguna charlilla por ahí, creo que me vendrá bien salir de casa y conocer gente.

Si veis algún evento en el que pueda encajar me decís y trato de animarme.

Tengo pendiente acercarme a Madrid con la gente de la Ingobernable y otras cosas, pero vayamos con calma.

También he mandado alguna propuesta a algún evento pero no os diré nada más, si salen ya os avisaré.

Un abrazo, pronto os cuento mierdas locas de las que os ponen.

Anuncios

Mis mierdas sobre el respeto y el insomnio

He vuelto.

Está siendo un verano jodido respecto a muchas cosas y esta entrada no hablará de software o hardware pero sí de las mierdas de uno. Aunque muchas veces suelo tener un hilo conductor que me guía a la hora de escribir una entrada, a pesar de que el resto lo improvise, en ciertas ocasiones especiales todo parte de un cúmulo de sensaciones recogidas de lo vivido recientemente. Ésta es una de esas ocasiones.

Primero tengo que contextualizar un poco hablándoos de mi vida porque no sé cómo resumir esto de otra manera. Sabéis todos que he trabajado en investigación y desarrollo, entre otras cosas porque soy una especie de hombre del renacimiento por culpa de mi insaciable apetito de crear y por mi forma rara de pensar. Esta mañana he leído una frase que decía:

Investigación es ver lo mismo que los demás pero pensar algo diferente.

Supongo que eso es lo que me ha hecho caer en el I+D. No sé.

De todos modos, aunque parezca que os estoy hablando de algo bueno, la verdad es que no. No tengo nada claro que lo sea.

Muchas veces acabo cayendo en lugares un poco extraños debido a mi forma de pensar, que puede ser novedosa a veces y estrambótica otras. No suelo comprender con sencillez lo que para todo el mundo es algo que “se hace” y “es normal” y necesito analizarlo profundamente para tener realmente claro si es algo que es lógico bajo mi criterio. Esto se aplica a todas las cosas. No suelo creerme nada directamente. Todo pasa por un proceso de análisis previo, aunque muchas veces el resultado de éste no sea el más común.

Detalles que a la gente pueda sorprender son que a mis 26 años, no tenga tarifa de datos en el teléfono móvil porque es un dispositivo que casi no utilizo y que no beba casi alcohol y no me haya emborrachado nunca. Fuera de estos anecdóticos datos, no me gustan las aglomeraciones de gente, los ruidos fuertes, las luces, la gente que no escucha, los que no te dejan terminar de hablar, los que exigen tu atención, que le prestes atención al móvil mientras hablamos, etc.

Todas estas cosas, lejos de ser algo que nadie me ha enseñado, han salido de mí mismo, igual que muchas otras, que son las que quiero mencionar para dejar claros un par de conceptos.

Dejé mi trabajo porque tras más de dos años pensando, llegué a la conclusión de que así no se pueden hacer las cosas, del mismo modo que creé ElenQ Technology para hacerlas como creo que deben hacerse. Esto no sale de que alguien me dijo que la ética era así o asau. No. Sale de un montón de personas de las que he aprendido y he sacado mis propias conclusiones sobre lo que es justo o no.

Esto mismo es perfectamente extrapolable a muchos otros campos como el feminismo, muy de moda en Twitter últimamente, donde me he encontrado con verdaderos imbéciles de rebaño atacándome porque pensaban que el análisis que estaba haciendo iba en contra de lo que ellos tenían que defender sin pensar realmente el contexto que yo pudiera tener o cuál pudiera ser mi opinión en el tema.

Si bien es cierto que no soy uno de “los suyos” porque como habréis entendido desde lo de arriba, nunca he sido uno de los de nadie, ya que pertenecer a un grupo de forma clara implica muchas cosas con las que mi forma de ser no encaja, como tener un pensamiento propio demasiado analítico o crítico, no se puede decir que esté en contra, puesto que mis valores son igualitarios y están basados en el respeto por los demás, lo que incluye, por supuesto, a las mujeres. Estos son los mismos principios del feminismo.

Yo no soy un feminista porque hay que posicionarse y lo que he visto en mi contexto es lo que dicta cómo debo ser, soy un feminista porque creo que es lo justo. Estoy a favor del respeto y la igualdad y el feminismo viene en el pack, porque el feminismo es el pack.

Esto me trae al hilo del memo de Google, y cuando hablo de memo me refiero a la persona. Por muchos doctorados que se tengan, exponer ese tipo de ideas en un entorno de colaboración es razón suficiente para que despidan a uno y no saber eso es de (como dice mi madre) género idiota. Y, entrando en lo que dijo, que he tenido ocasión de ojear, creo que es evidente que los hombres y las mujeres tienen diferencias biológicas, pero me parece una puta mamarrachada decir que son peores programadoras a nivel evolutivo. A parte de eso, dedicarle a este señor toda la atención que ha recibido, creo, es excesivo. No a nivel de reivindicación, porque la existencia de este tipo de individuos claramente deja en manifiesto el problema real que hay con el machismo en la tecnología, pero sí a nivel de llegar a lo que para muchos ojos puede parecer un linchamiento. Para mí, el lo del linchamiento tiene dos puntos muy claves:

  1. Que parezca un linchamiento o una respuesta excesiva puede haber posicionado a ciertos sectores a favor del personaje.Las meadas fuera de tiesto de algunos y el constante aparecer de este incidente en todos lados ha podido dar razones a esa gente que dudaba para ponerse a su favor.

    Lo mismo ocurre con el terrorismo islamista (aunque no me guste relacionarlo con el Islam). El desprecio con el que se ha tratado a esta religión en ciertos medios y los insistentes ataques que han sufrido han servido como caldo de cultivo para radicalizar a otros y perpetuar el terrorismo, ahora con más razón porque se sienten vejados y humillados.

  2. Ese señor, por mucho que nos pese, es, ante todo, una persona. Imbécil, sí, pero una persona. Sus ideas no se merecen ningún respeto pero él sí y esto no lo comprendemos tan fácilmente. Que sea un ignorante que se ha equivocado ojo, no en unas declaraciones ni en la forma de hacerlas, si no en un análisis de la sociedad, no es una excusa para desahogarse con él.Haciéndolo, no somos muy diferentes a él.

    El otro día leí una comparativa que básicamente está a favor de golpear a nazis y yo, sinceramente, no lo estoy. No estoy a favor de golpear a nadie a no ser que mi integridad física corra peligro real. No por sistema ni porque sus ideas y las mías estén confrontadas.

    Una posible forma de arreglar eso es educar mejor a la gente y minimizar estos grupos cortando sus vías de financiación y mostrando una repulsa colectiva y, por supuesto, tomando medidas legales contra todo el que ataque a alguien o haga actos ilegales.

    Como comparativa de esto, puedo mencionar las pseudociencias. Según el criterio de muchos, como esa gente está equivocada o lo que dice es una estupidez, yo, con mi Ingeniería por delante, podría simplemente golpearles collejas o llamarles magufos y humillarles públicamente. Y no, eso no me vale y creo que a nadie debería.

A este personaje quizás tendrían que haberlo despedido directamente y haberle hecho salir por la puerta de atrás y haber esperado a que él montase el numerito de hacerse la víctima para que se hubiese puesto en evidencia él solo mientras que la empresa preparaba un comunicado claro en el que se mostraba su código de conducta y su posición respecto a la discriminación con un apoyo claro y sincero a las mujeres o colectivos atacados por este individuo. Pero no lo sé. No soy un experto en estas cosas. Sólo es algo que he pensado durante un tiempo posiblemente insuficiente para resolver un problema de estas características. Este escrito sólo es un brainstorm de ejemplo.

Ahora voy a retorcer un poco el tema para hablar del sesgo, que era lo que quería escribir pero que los recientes acontecimientos me han forzado a desviar. Dentro de todo lo que he dicho es evidente que encontraréis incongruencias pero soy consciente de que las tengo. Por ejemplo, digo que no habría que atacar a este personaje y al mismo tiempo le llamo imbécil y memo. Sí. Tú mismo sabrás si es coherente o no. O si lo que he dicho es una estupidez. Todo depende de cómo te leas esto.

El sesgo es algo muy cabrón, porque te puede hacer entender una cosa de una manera completamente equivocada. Desde mi punto de vista analítico, en el que nunca me he sentido identificado con un grupo ni colectivo, estoy en una posición bastante cómoda respecto a esto, quiero pensar. Soy un tío de sangre caliente pero intento vivir con amor en mi corazón desde hace un tiempo, dando siempre la oportunidad de releer a las personas que se ponen agresivas de golpe. Siempre me decepciono cuando lo hago. No suelen pensar distinto la segunda vez, ni siquiera intentan ponerse en el lugar desde el que yo enfoco las discusiones que, normalmente, como ya sabréis por el blog, no es la línea más habitual y requiere algo de pensamiento.

Ya como guía para los que deciden releerse este texto completamente o tienen intención de seguir mi blog o hablar conmigo, normalmente hay dos niveles en mis conversaciones:

  1. El nivel literal: en el que siempre podrás deducir que soy idiota.
  2. El nivel figurado: que requiere mucho más trabajo descifrar y posiblemente te lleve a una conclusión similar pero por un camino mucho más tortuoso en el que puede, y sólo puede, que te encuentres alguna joya entre tanta caca de vaca.

Es curioso que estos dos puntos no sólo sean parte de mi nivel de conversación, si no del de muchas personas con las que habláis a diario y con las que a mí, dentro de mi introspectivo y vergonzoso carácter, me enamora conversar.

Esto es lo que me lleva al sesgo de la idiotez. Pensar que todo lo que la gente dice es literal o que la posición que está tomando en una conversación es su opinión personal es una lamentable representación de lo vacío que está uno a nivel de entendimiento. Tristemente, muchos medios de comunicación o críticos profesionales de las redes sociales con miles de seguidores leen con esta máxima y eligen en que bando estás, arrastrando consigo a miles de espectadores ovinos cuya opinión es un calco directo de lo que leyeron o escucharon. El complejo arte de la descontextualización, la generalización y la absurdificación.

Lo más cojonudo de todo esto, es que quien más cae en estas cosas es quien cuyo ego le eclipsa todo tipo de capacidad para pensar que otra persona, quizás, en ese tema, sepa un poco más que él o, aunque sea por casualidad, haya llegado a un razonamiento más acertado. ¿Cómo era aquello de la flauta y el burro?

Ahora, volviendo a lo que ocurre en las redes sociales, pasaré a un mundo distinto en un planeta diferente. Desde un tiempo a esta parte podéis encontrarme en las redes libres como @ekaitz_zarraga@mastodon.social. En ese maravilloso mundo he podido hablar sobre el Anarquismo, la responsabilidad, la ética, muchos temas de programación y análisis y resolución de problemas complejos siempre desde el respeto y la educación. Considerando que los demás eran tan válidos como yo para hablar del tema. He conocido a un montón de personas transgénero y homosexuales, colectivos con los que no me había topado mucho en mi vida y su cercanía y cultura me han impresionado sobremanera. Su lucha, que es realmente difícil, está ganada desde la base en la que se quieren unos a otros y respetan, por defecto, a cualquiera. Supongo que serán justo los que me he encontrado en ese lugar, pero me han hecho recuperar la fe en el ser humano y en la forma en la que resolvemos ciertos conflictos. Con el amor y el respeto mutuo por delante.

Eso es un bias-killer, un mata-sesgos, para mí. Pero no lo es para cualquiera. No sé. Sólo puedo ver a esa comunidad como una fuente de inspiración.

Esto me recuerda a cuando estaba en la universidad. Un compañero mío era un absoluto genio y hablando de ello con otro me dijo: “Es un lujazo tener a alguien así con quien aprender”. Esto me chocó mucho después de haber sufrido humillaciones por ser el mejor de mi clase en los estudios (antes de llegar a la uni claro), pero me hizo recapacitar. No todos los sitios son como donde yo me crié y me alegro de que haya gente así. Su sesgo fue el que decidió tomarse a un alumno brillante como un apoyo igual que el sesgo de mis compañeros de clase fue el que decidió tomarme como una amenaza o alguien a quien atacar.

Curioso todo esto.

Complejo.

No sé como cerrar, si os digo la verdad porque todo es un cúmulo de opiniones y pensamientos inconexos aunque sí que creo que llevan el mismo lugar:

Pienso, todo el rato, y esto a menudo me hace desaparecer y me mantiene despierto por las noches. Nada de lo que yo diga está dicho sin pensar, puede que esté equivocado, pero no está dicho sin pensar y así debéis tomároslo. Tanto lo mío como lo de otro.

Y ya vale de tanto mamoneo agresivo de frases con dobleces para insultar o gilipolleces en Twitter reduciendo a lo absurdo lo irreductible. No sois tan listos, no sabéis tanto. Empezad por ahí, respirad, y os llevaréis mejor con todo el mundo y no sólo con los que piensan como vosotros.

No seáis de nadie. Sed de vosotros mismos, y apreciad lo bueno de todos.

Un abrazo, con todo el amor del que dispongo, como siempre. Respetaos más, que nunca es suficiente.


Para ti que crees que esto no debería ir en este blog, puesto que es no es algo técnico, estás de enhorabuena. Te doy la razón.

Así que pronto serás premiado con un texto muy sesudo en la línea de los que me gustan a mí, diseccionando una aplicación muy compleja y sacando todos esos puntos divertidos a la luz.

No lo puedo publicar aún, porque participé en un concurso de divulgación con él, pero cuando se resuelva, a principios de septiembre, intentaré publicarlo para que todos podáis leerlo.

Siento hacerte esperar, por mí ya estaría publicado.

Café y webs multi-idioma

¡Hola!

Tras mucho currelar en esto ya toca el momento de hablar de Schiumato, un generador de sitios web estáticos que ya mencioné en mi entrada sobre el amado arte de afeitar animales lanudos.

Lo hice para gestionar la página web de ElenQ Technology, la empresa que estoy fundando y que también os mencioné in the past.

Como ya he hecho la web y esto ha funcionado es momento de contar cómo funciona y cómo se utiliza.

La verdad es que tiene una lista más larga de cosas pendientes que la lista de cosas hechas, pero es un programa tan extremadamente sencillo que da risa. Pero funciona. Como tiene que ser.

Lo podéis instalar directamente con:

npm install -g schiumato

Para usarlo también os recomiendo que instaléis un servidor HTTP para probar.

npm install -g live-server

Este servidor mola porque cuando se hacen cambios en sus ficheros te actualiza el browser automáticamente. ¡Para nuestro proceso vendrá perfecto!

Schiumato funciona de la siguiente manera:

Tienes un conjunto de plantillas de nunjucks con un par de movidas extra que yo he añadido: _() y filter translate sirven para traducir. Todo string bajo esas funciones será traducido tomando como referencia los ficheros de locales. Tenéis más explicaciones en la minidocumentación de Schiumato.

Cuando disparemos schiumato create, se procesarán esas plantillas y el resultado se copiará en la carpeta de destino de forma ordenada. Las plantillas se renderizan en orden, una vez por idioma, y se vuelcan en su carpeta correspondiente. Los ficheros de la carpeta estática se copian literalmente. Por ejemplo, con mi web:

www
├── en
│   ├── about.html
│   ├── contact.html
│   ├── index.html
│   ├── services.html
│   └── support.html
├── es
│   ├── about.html
│   ├── contact.html
│   ├── index.html
│   ├── services.html
│   └── support.html
├── eu
│   ├── about.html
│   ├── contact.html
│   ├── index.html
│   ├── services.html
│   └── support.html
└── static
    ├── css
    │   ├── fonts.css
    │   ├── normalize.css
    │   ├── skeleton.css
    │   └── style.css
    ├── files
    │   └── publickey.hello@elenq.tech.txt
    ├── fonts
    │   ├── LatoLatin-Light.eot
    │   ├── LatoLatin-Light.ttf
    │   ├── LatoLatin-Light.woff
    │   ├── LatoLatin-Light.woff2
    │   ├── LatoLatin-Regular.eot
    │   ├── LatoLatin-Regular.ttf
    │   ├── LatoLatin-Regular.woff
    │   ├── LatoLatin-Regular.woff2
    │   └── OFL.txt
    └── img
        ├── ElenQTechLogo.png
        ├── ElenQTechLogo.svg
        ├── faces
        │   └── ekaitz.jpg
        ├── liberapay.svg
        └── projects
            └── sotapatroi.png

10 directories, 34 files

Veis como se vuelca 3 veces el HTML, en Inglés, Español y Euskera. El contenido estático está sólo una vez porque no se traduce y así no se replica.

Con live-server arrancado en la carpeta www, podéis ir viendo cómo quedan las cosas cada vez que lanzáis una creación.

Y este es el rollo.

Si queréis ver las plantillas podéis verlas en el repo de la web aquí.

Para hacer el deploy copiáis toda la carpeta WWW y ya, eso sí, tenéis que seleccionar el idioma que queréis que se muestre por defecto para que os redireccione ahí vuestro servidor para que se vea algo al entrar a la raíz. Eso es fácil de hacer.

Y nada, esta es la web resultante:

http://elenq.tech

Esta también redirecciona a HTTPS 😉

Espero que os mole el rollo.

Sed buenos.

Traducciones y tripas

Hola chavales,

He sacado un rato para contaros una cosilla que me ha tocado investigar últimamente. Las herramientas de traducción de aplicaciones, también conocidas i18n y l10n por internationalization y localization (contad las letras de las palabras y entenderéis el número).

Esas herramientas de traducción no son simplemente eso. Sirven para traducir y localizar las aplicaciones, no sólo traducen las frases o palabras, también saben elegir si usar un singular o un plural dependiendo de un número o utilizar cuantificadores como “mucho” o “poco” (pluralization). A parte de eso, valen para transformar la moneda, el formato de las fechas, las unidades de medida y ese tipo de cosas. El l10n hace unas cosas y el i18n otras leed al respecto que no es malo informarse (y se escapa a lo que quiero contar aquí).

Hoy quiero contarlos cómo hacer una aplicación de éstas de forma simple, y sólo me centraré en las traducciones. Además, tendréis mi solución de i18n de la que hablé en la entrada anterior, que es rematadamente simple y trata exactamente de lo que hablaré aquí hoy1. Ni más ni menos.

Esta entrada pretende que se os ocurra a vosotros cómo hacer una librería de este estilo, tirando a lo simple, para que los más novatos entendáis cómo es posible hacer cosas útiles con el conocimiento que ya tenéis. No es tan difícil programar. Pensadlo: si lo fuera, posiblemente el que os escribe no sería capaz de hacerlo.

Vale, vamos a por ello.

¿Cómo creéis que funciona una mierda de éstas?

Pensad un poco conmigo. Recordad que sólo queremos que pueda traducir, no queremos pluralización ni extras (luego hablaremos también de eso).

A nivel de usuario de la librería, normalmente funcionan de la siguiente manera:

  1. Importamos la librería en el programa que queramos que pueda ser traducido.
  2. En todo el texto que vaya a ser visto por el usuario se pone un identificador de algún tipo. Normalmente se trata de una llamada a una función entregada por la librería. Ejemplos:

i18n("texto a traducir")

_("texto a traducir")

gettext("texto a traducir")

  1. De alguna manera, se vuelcan todos los strings para traducir en unos ficheros con espacio para su traducción. Uno por idioma.
  2. Se traducen.
  3. Durante la ejecución, la aplicación busca los strings a traducir antes de mostrarlos en los ficheros. Cuando los encuentra, usa la traducción adecuada al lenguaje configurado por el usuario.

Así es como funciona. Simple ¿No?

Si no me he explicado bien podéis buscar algunas librerías de i18n y mirar su documentación para ver qué formato de ficheros utiliza o qué herramienta extrae los strings para la traducción.

Una vez entendido esto, hay que empezar a darle vueltas a cómo lo implementaríamos. Durante el desarrollo de esto haré algunas trampitas, porque soy un poco malévolo, pero os prometo que tendrán sentido.

¿Cómo lo haríais vosotros? ¿Por dónde empezaríais? ¿Qué os parece lo más difícil?

Nosotros vamos empezar por el paso 2 de la lista anterior. La forma de indicar que los strings son traducibles. La mejor forma es meterlos en una función, aunque habría otras. Si le damos al usuario de la librería una función a utilizar será simple: la aplicará a los strings que le interesen y todo irá bien.

Hay muchas formas de hacer esto, la más fácil es que los ficheros de traducción sean simples ficheros tipo JSON donde las claves sean el texto a traducir y los valores la traducción:

{
"hola": "hi",
"adiós": "bye"
}

Con esto así, cuando se llame a la función con un string sería suficiente con buscar en ese JSON la clave y devolver el valor. En JavaScript y simplificando muchísimo:

var traduccion = carga_traduccion();
function _( string ){
  return( traduccion[string] );
}

Lo que no hemos hecho todavía es esa función carga_traduccion que vemos en el snippet y tampoco gestionamos cuál es el idioma actual del usuario.

Eso tampoco es taaan difícil ¿no?

Podemos tirar por un formato orientado a objetos para hacerlo sencillo. Suponemos que el sistema de traducciones es una clase/prototipo (no me voy a poner a discutir esto ahora) con un campo de “idioma actual” y lo de arriba se transformaría en algo un poco más complejo si suponemos que el JSON de idiomas tiene un nivel de más que referencia al idioma. En JavaScript de nuevo:

{
"hola": { "english": "hi", "euskera": "kaixo" }
"adiós": { "english": "bye", "euskera": "agur" }
}

//...
function _( string ){
  this.traduccion[string][this.idioma];
}
//...

Una vez tenemos esto, sólo necesitamos hacer que nuestra clase/prototipo pueda configurar el idioma, leer los ficheros de idioma automáticamente al iniciar (el carga_traduccion de antes) y que le entregue la función _ al hilo principal.

Cargar los ficheros en principio es sólo leer una carpeta y ya. Aunque si estamos en el browser tenemos que hacer alguna magia añadida que no debería costaros mucho. Tema resuelto.

¡Coño! ¿Y ya está?

En realidad no, porque el traductor tendría un desastre de ficheros de idioma, y encima tendría que rellenarlos a mano. Lo suyo es que haya una herramienta tipo gettext que extraiga todos los strings a traducir y los vuelque en ficheros que luego tengan que traducirse. Ésta es la trampa, este punto es el más difícil. En mi solución de i18n, como sé que el lugar donde va a usarse lo permite, la propia clase vuelca los ficheros (también llamados catalog) al terminar la traducción, pero esto no es factible siempre porque si la ejecución del programa nunca pasa por mostrar el string nunca aparecería en los catálogos. (¿Quizás con unos tests brutos podríamos hacerlo?)

Otro punto interesante es tener en cuenta que hemos usado strings con texto, en nuestro caso en castellano. Entonces si el usuario tuviese seleccionado el idioma en castellano no tendrían que traducirse y tendrían que entregarse igual. Hay dos formas sencillas de atacar este problema:

  1. Obligar al usuario a no poner el string en concreto y poner un identificador para siempre se busque en la traducción.
  2. Tener configurado un idioma por defecto que sea el original.

Otra cosa que quiero tocar es que esos ficheros de JSON pueden ser la muerte (a pesar de que algunas herramientas los usan) porque si el texto a traducir es muy largo nos quedaríamos con unas claves gigantescas en una única línea (JSON no permite claves multilínea). El contenido también sería difícil de traducir porque también sería en una sola línea y tendría también caracteres especiales por el medio para marcar los saltos. ¡Quizás sea mejor usar otro tipo de fichero! Mi solución i18n usa YAML1 pero también tiene un sistema diferente para gestionar las claves. Si os interesa me preguntáis o lo miráis.

Otro punto extra es que no tenemos ninguna información sobre lo que estamos traduciendo. La misma palabra puede tener que traducirse de dos maneras diferentes dependiendo de dónde esté porque el contexto puede ser distinto. En este caso, nuestro programa sólo contempla que textos iguales se traducen igual.

Tampoco nos dice en qué línea del programa original está lo que traducimos así que es difícil encontrarlo.

Ni nos da ningún tipo de detalle sobre la traducción, cosa que en algunas soluciones i18n existe: Te permiten poner palabras clave para definir el contexto mejor como guías para los traductores que se ignoran en el programa pero que se vuelcan en los ficheros de traducción. Ejemplo:

i18n("Abrir", "Abre un fichero"); // siendo Abrir el string a traducir

Ya os he hablado de la pluralización antes, y de la internacionalización también. Eso también complica las cosas…

Joder…

Bueno eso, que era fácil…

¿No?

😉

Un abrazo.

De sitios web, traducciones y vacas peludas

Hola chavalada,

Hace mucho que no os traigo nada fresco y me parece muy mal y más vale que a vosotros también porque si no no entiendo por qué os leéis esta mierda de sitio.

Con eso de la empresa necesito una página web. ¿Quién no necesita una hoy en día? ¡Si hasta las panaderías tienen!

Como soy un afeitador de yaks profesional me he dedicado un par de semanas a hacerlo. No sé parar. Os cuento cómo fue el rollo.

Necesitaba una página web para la empresa. Esto me llevó a querer escribirla, pero quería que fuera simple y estática y no quería tener que gestionar todo en HTML a pelo y repetir pedazos así que tenía que ser modular. Para esto necesitaba un generador de páginas web. Lo malo es que el creador de webs tenía que ser capaz de traducir todo de forma automática sin tener que reescribir toda la web.

Y esto no es muy extremo, la verdad. No tardé mucho en conseguirlo (¿un par de días en ratos sueltos?). Aquí la prueba.

Pero ya os he dicho que no sé parar y como el tipo de fichero de traducción generado por gettext no me gustaba, no podía automatizar todo dentro del mismo script porque tenía que llamar a los métodos internos de pyBabel que no estaban muy claros en la documentación y ahora me estoy saturando de python y quiero cambiar de aires pues… Se me fue la olla y decidí hacerlo en Node.js.

No en CoffeeScript, como he hecho otras cosas. Esta vez tenía que ser JavaScript. Porque sí. Además quería forzar un poco de programación funcional y ya que me ponía quería jugar con Underscore porque la quiero usar en otro proyecto y ya mato dos pájaros de un tiro.

Cuál fue mi sorpresa cuando me puse a investigar diferentes librerías de templating y de i18n (internacionalización, para las traducciones) y no me quedaba satisfecho.

Para el templating probé cosas parecidas a Jinja, que es lo que conocía y el proyecto que hice en Python que te he linkado antes. Fueron:

  • Jinjs: Una implementación en de Jinja en Node.js. Casi compatibles al 100% pero no tiene muy buena documentación. Te referencia a la de Jinja y me daba miedo basarme en cosas que luego no funcionaran bien.
  • Plate: No probé mucho, hice un ejemplo y funcionó bien. Son plantillas compatibles con las de Django (un framework web de Python), que al mismo tiempo es el projecto en el que se basan las de Jinja que usé en la prueba de concepto de antes.
  • Nunjucks: Un proyecto basado en Jinja. Muy similar y compatible en todo lo que necesitaba. Me quedé con estas porque tienen una docu bastante decente. Aunque luego una cosa que quise hacer no estaba bien documentada y la tuve que hacer de otra manera. 🙂
  • Y algunas otras diferentes por probar, pero no me gustaron para esta aplicación. Mustache y similares. Interesantes también para otras cosas.

Pero eso sólo solucionaba medio problema.

La mayor parte de soluciones de i18n que encontré tienen muchas cosas que no necesito como que te capturen automáticamente las locales y encima usan un fichero JSON para las traducciones que es muy difícil de gestionar con strings largos o multilínea. Este último problema en mi caso era grave porque traducir una web conlleva mucho contenido, no es lo mismo que una aplicación. Así que tenía que hacer algo.

Pensé que usar un YAML molaba mucho más porque gestiona los strings largos de una forma mucho más bonita. Para empezar, puede ajustarse el ancho del fichero a un límite de caracteres por defecto y, con eso, marca de forma distinta los strings que son muy largos y han sido ajustados al ancho del fichero añadiendo saltos de línea o los strings que contenían saltos de línea y deben ser leídos de forma literal. Esto para mí es oro puro y lo necesitaba.

Así que. Lo hice. Me dediqué unos días a crear mi propia librería de i18n (que tengo que documentar mejor, por cierto). Está aquí:

https://github.com/ekaitz-zarraga/i18n_yaml

Y la podéis instalar con:

npm install i18n_yaml

Y eso ya me habilitó el poder hacer el constructor de sitios webs estáticos con i18n á la Ekaitz y lo pude hacer y poner aquí:

https://gitlab.com/ElenQ/schiumato

Ahora mismo está un poco en bragas (tenéis una lista de cosas pendientes al final del README.md), pero tiene buena pinta y funciona. No os voy a contar de donde viene el nombre porque entonces tendría que hablar de otro gestor de sitios que… Ejem.

Todavía me queda el último salto de la recursión, claro, me queda hacer la web. Pero eso os lo cuento otro día.

Tampoco he entrado en profundidad a contar cómo funcionan estas cosas, como me suele gustar hacer. Igual lo hago pronto y aprovecho para documentarlas un poco mejor.

Un abrazo.

Seguid afeitando yaks y cambiando el mundo por el camino.

Futuro presente

Hola,

Ya estamos por aquí otra vez.

Hoy me pondré más serio de lo que acostumbro porque me toca hablar del futuro más que del pasado, como me suele gustar hacer.

Ya sabéis que dejé mi trabajo y otras movidas así que ahora estoy en mi sofá a las 9:45 de la mañana escribiendo esto, sin cobrar un duro.

Que no cobre ahora no significa que no tenga intención de hacerlo y tampoco significa que quiera un trabajo. Tal y como ya dije, creo que no encajo bien en el modo de trabajo de una empresa estándar y tampoco quiero forzarme a hacerlo porque para mí no tiene ningún sentido.

Como todavía tengo energía y he tenido la suerte de haber podido ahorrar un poco, estoy dedicando este tiempo a aprender y a preparar mi futuro trabajo. Sí, voy a generar un puesto de trabajo en el que encajo perfectamente, diseñado explícitamente para mí. Si hay suerte, puede que en el futuro pueda generar otros puestos de trabajo especiales, quizás uno sea para ti.

Esto sólo es una forma retorcida de decir que estoy creando mi propia empresa.

Ahora tendréis miles de preguntas pero tampoco voy a poder responder a todas porque, como he dicho, la estoy creando. La idea lleva mucho tiempo viva pero es posible que la realidad la haga cambiar y mutar hasta que yo pueda comer de esto o hasta que demuestre definitivamente que no puedo.

Os cuento un poco de qué va, aunque algunos ya lo habéis leído por otras fuentes.

 

 

ElenQ Technology es el nombre de la empresa que estoy creando.

Se dedicará a hacer, principalmente, Investigación y Desarrollo en las áreas en las que me muevo. Estas áreas incluyen todo lo que hablo en este blog y algunas cosas más que me guardo para mí como la electrónica, las redes, y otras, casi todas relacionadas con lo que conocemos como la Ingeniería de Telecomunicaciones con el pequeño añadido de que soy una persona muy curiosa que ha indagado en otros mundos.

Sé que a los que me leéis os van a gustar lo que diré a continuación:

ElenQ Technology tiene un fondo social obligatorio, heredado de mis desencantos con la empresa y de mis principios, que he dejado demasiado de lado durante un tiempo y ya va siendo hora de recuperar. Así de fácil. Los puntos críticos son los siguientes:

  • Los proyectos que se hagan deben hacer del mundo un lugar mejor. Respetaran los derechos humanos y el diseño ético. Serán Free Software/Hardware siempre. Los clientes tendrán acceso a todo lo que hago y participaran de forma activa en el desarrollo.
  • En los casos que sea aplicable, el conocimiento obtenido con el proyecto será liberado, con una buena documentación, para todo el mundo, para que cualquiera tenga más la información ya mascada sirviendo la realización del proyecto como una excusa para concentrar el conocimiento en una documentación fácil de leer.
  • Se apoyarán los proyectos que se utilicen durante la actividad de la empresa, en la medida de lo posible, con tiempo de desarrollo, dinero o lo que se pueda.

Sobre este sustento, la empresa investigará y desarrollará cosas para terceros, que siempre serán pequeñas y medianas empresas porque son esas empresas que aún conservan cierta ética (en algunos casos) y no pueden permitirse tener un departamento de I+D continuo. Con esto se fomenta que las empresas pequeñas crezcan porque tendrán la oportunidad de investigar y mejorar sus procesos e ideas para así competir un poco mejor con los grandes. Como los proyecto serán éticos, fomentará que las empresas crezcan en una dirección ética, provocando, en cierta manera, que el mundo sea un lugar mejor dentro de un tiempo, aunque sólo sea un poquito.

También ayudaré a que particulares consigan avanzar en esa idea de proyecto que tienen y que no tienen a nadie que les ayude a crear. Esa idea que siempre te quita el sueño pero como tienes un curro no tienes fuerza suficiente para sentarte a investigar y terminarla.

Y, por último, también se desarrollarán ideas propias y se mantendrán proyectos propios. Algunos serán herramientas que utilice para mí (ejemplo), como hago siempre, y otros serán ideas que querré desarrollar.

Como un pequeño extra importante, aunque no quiero que sea la primera actividad de la empresa, se darán formaciones sobre tecnología y sus usos que servirán para aprovechar lo que aprendo en los proyectos y el extraño y profundo conocimiento que llevo años atesorando en lugar de hacer otras cosas. Intentaré tener un hueco para hablar de las razones de abandonar mi curro anterior y animar a otros a plantearse qué está ocurriendo con los datos, la privacidad, la ética y otras cosas también. Siempre desde la humildad de un tío de 26 años que no se ve con un traje ni hablando de usted, pero siempre tiene una carcajada y un apretón de manos para cualquiera.

Durante el texto le he llamado empresa a lo que estoy montando aunque podría ser perfectamente una organización sin ánimo de lucro. Sólo quiero poder comer, y vivir sin preocuparme demasiado, no necesito crecer y crecer como el concepto (capitalista) de empresa propone. La idea es hacerle la vida más fácil a los demás a costa de que hagan mi vida un poco más fácil.

Eso es a lo que me voy a dedicar. Innovación Ética.

Crecimiento en la dirección adecuada.

Seguiré informando. Para bien o para mal.

 

PD: Ya tengo un nombre de dominio y movidas pero no me quiero poner con eso aún a poner links y cosas. Prefiero dejaros aquí la filosofía y ya contaros cosas en el futuro o que me preguntéis. No me gusta el spam. No me gusta una mierda.

 


Como siempre un par de agradecimientos:

A los que estáis ahí y escucháis mis mierdas, a ti, sí, y a ti, el del fondo, también.

A los que respetan lo que hago. A los que me confirman que un mundo mejor es posible. A los que no pierden la confianza en mí. A los que me piden colaborar conmigo a 700km de aquí. A los que me preguntan cosas. A los que tienen ideas para mí. A los que tienen cerveza y me sacan de casa cuando las cosas van lento.

A mi hermana por ayudarme con el LaTeX.

A mi amada por ayudarme en general.

Llegó el momento de saltar.

Si hay agua abajo, os aseguro que voy a caer tan fuerte que os voy a salpicar a todos.

Vergüenza inocente

Me cansé de “ser rico” y ahora me toca “ser pobre”. Entrecomillo porque ambas son inciertas hasta cierto punto, y ciertas hasta otro. La magia de la contradicción.

Hoy toca hablar de vergüenza, más que de inocencia, y de por qué una persona “brillante” “con muy buenas ideas” se convierte en un “fracasado” por iniciativa propia. Esta vez entrecomillo porque son citas textuales, algunas mías y algunas no. Seguro que puedes adivinar cuales digo yo, y seguro que los que no me siguen a menudo se equivocan, posiblemente a propósito.

En una entrada anterior te cuento cómo lo pasas mal cuando no tienes curro, hoy te cuento cómo lo pasas mal cuando tienes uno que casi todo el mundo querría y no lo quieres.

Sí, tú. Dejé ese curro hace un mes. Ese del que te hablo, el del I+D.

Era un curro de puta madre, no te líes, pero no quiero trabajar allí y posiblemente en el que me propongas tampoco. No valgo para eso. Soy una mierda de persona. Lo sé. Puedes dejar de leer aquí si te da la gana, o puedes leer más y llorar de la risa por lo tonto que soy. Quizás sólo llores. Sólo lo sabrás si sigues leyendo.

Hace mucho tiempo lo conté en la entrada a la que enlazo en la entrada enlazada aquí: me duele. Me duele mucho. A veces me duele tanto que quiero arrancarme los brazos, o esa puta rodilla que empezó a darme problemas. La espalda y con ella el cuello, la mandíbula y la cabeza. Hasta detrás de los ojos.

Es difícil vivir así.

Es difícil no poder levantarte de la cama y al mismo tiempo pasarte días sin dormir. Muy difícil. Casi tan difícil como contarlo sin hacerte la víctima o quedar como un mierda que se queja por todo.

Los que me leéis aquí sabéis lo que me gusta lo que hago, o lo podéis intuir al menos y sabéis que sólo lo que os acabo de contar no iba a ser una razón suficiente para dejar un curro que me guste. Soy un poco más duro que todo eso, al menos todavía. Así que empiezo por la razón menos importante para deciros además que ya me encuentro mejor, aunque sea un poco mejor y me esté costando, que todo lo que estoy haciendo está sirviendo para algo por ahora.

Ahora añadidle a ese dolor el trabajo en el que estaba. Un curro de puta madre para muchos, repito, en el que creo que siguen buscando gente.

Currar de 8:30 a 14:00, parar una hora obligatoriamente para comer y volver al tajo de 15:00 a 17:45. Ocho horas y cuarto para poder salir a las 17:00 el viernes porque había que entrar obligatoriamente a las 9:00 (el resto de días se podía entrar hasta las 10:00 si se compensaba por la tarde). Muchos trabajáis con horarios peores, lo sé, pero yo no puedo con eso. Os cuento por qué.

Primero porque el dolor me está arruinando la vida y la única forma de hacerle frente es hacer deporte, bastante deporte. Con estar finito (como estoy) y cuidarse no es suficiente. No es un tema de salud, es que mis musculitos se vuelven locos con el estrés y están todo el rato haciendo fuerza sin control así que me duele mucho porque tampoco estoy como Hulk y mi cuerpecillo no lo soporta. Eso significa, parar más, estirar a menudo y hacer deporte. Para, estira, haz puto deporte y controla ese estrés. No quieres que te pase esto. Créeme.

Segundo porque ese mierda de curro no era suficiente (acabo de decir que era guay ¿no?). Bromas de nuevo. No, no era suficiente. Era un curro técnico, que tenía sus cosas pero no estaba cambiando el mundo, al menos no para bien. Los retos técnicos eran escasos porque todo estaba relativamente masticado ya y siempre se hacía lo mismo. Dejé de aprender, de aprender mucho, y pasé a aprender poco a escondidas aprovechando la pequeña libertad de implementación que tenía para hacer siempre cosas que nunca había hecho porque me estaba aburriendo ya y no podía soportarlo.

Esto no era suficiente, cuando iba a casa mis ansias de aprendizaje me hacían seguir investigando en otros ámbitos (me obligaba a que no fuera laboral). Seguía aprendiendo cosas, moviéndome, recordándome todo el rato lo poco que sé. Esto lo hacía, claro, en lugar de hacer deporte. Uno, porque estaba agotado y el dolor no ayuda y, dos, porque el tiempo es limitado y todo no se puede hacer.

Tampoco era todo aprender, a veces también programaba cosas para aprender y diseñaba cosas sin las trabas que los altos cargos narcisistas, que creen que su análisis de dos minutos vale más que seis meses de implementación de cuatro ingenieros a tiempo completo, imponen. Me he currado la frase, vuélvetela a leer si hace falta.

Sin trabas, como cuando estuve en paro, aprendía rápido. Joder. ¡Hasta empecé a robar tiempo a la empresa haciéndolo allí! No es un secreto esto, empecé a procrastinar para investigar y aprender por culpa de la desmotivación.

La gente dice que la motivación tiene que salir de uno pero no es suficiente. Intenté mantenerme motivado de las siguientes maneras. Orden cronológico aunque algunas se mantienen vivas siempre o aparecen antes en menor medida.

  1. Aprender del entorno. Esto es cuando eres novato y tienes que ponerte al día. La oficina, el ritmo, etc.
  2. Aprender de proyectos. Cuando te empiezan a asignar cosas y tienes que acostumbrarte a las herramientas nuevas.
  3. Aprender de compañeros. Siempre tienen cosas para ti. Esto es cuando ya controlas tu mundo y aprendes del de los demás pidiéndoles ayuda o preguntándoles cosas que ellos saben y tú no.
  4. Aprender de retos. Esto es cuando ahora no buscas sólo hacer, si no que buscas hacer bonito lo que haces y entender cómo funcionan tus herramientas por dentro para poder explotarlas de forma elegante.
  5. Aprender de la incomodidad. Aquí es donde sales de tu zona de confort apropósito porque no vas a aprender dentro de lo de siempre y cambias detalles (como el lenguaje en el que programas) para tener una excusa para seguir aprendiendo.
  6. Aprender del intrusismo y la transferencia. Aquí tratas de ayudar a tus compañeros a realizar su labor mejor, aportándoles información sobre aquella cosa que investigaste en tu tiempo libre que puede que les venga bien. Intentas prestar atención a cuando tienen un problema o explican sus cosas para sacar información y poder preguntarles o participar en sus retos porque los tuyos te aburren y te has quedado sin ideas para hacerlos divertidos.
  7. Aprender del suicidio. Aquí ya se te acaban todas las ideas y procrastinas porque sabes cuánto tardas en hacer las cosas. Trabajas más rápido porque tienes más experiencia así que te permites decir que tardas lo mismo que antes para poder robar ese tiempo en cosas tuyas en las que sí te quedan ideas o para leerte esa librería que usas que te ha parecido interesante. Aprendes lo que sea porque eres un yonki y haces cualquier cosa con no trabajar porque te aburre demasiado y te deprime. Esto intentas hacerlo poco pero cuando estás mal simplemente te supera y te come.

Esas son las etapas.

Traté de hacer un poco de transferencia de conocimiento interna, mandé emails técnicos de cosas que había estado investigando (la entrada de las single page apps que hice es uno de esos emails reciclado) y obtuve muy poca respuesta así que me desanimé bastante.

Otras cosas que no me gustaban dentro de este apartado de la satisfacción personal son el product-driven-engineering o hacer las cosas para productizar o vender. Tío, es un departamento de I+D. Hay que innovar. Primero innova, el producto vendrá después.

Lo que acabó ocurriendo es que muchas cosas las hacíamos buscando aumentar la tasa de aceptación de los proyectos. Es decir, se buscaba justificar la existencia del departamento haciendo que la empresa viese que los proyectos que se hacían en nuestra unidad llegaban a producirse, a implantarse en producción. Casi ningún jefe está de acuerdo conmigo en que eso era un error. Puede que me equivoque, pero, independientemente de si me equivoco o no, a mí y a algún otro compañero eso nos parecía un error y una incomodidad suficiente como para dejar la empresa. Supongo que eso quiere decir algo.

Todas esas cosas me estaban creando un perfil de cómo me gustaría trabajar.

Tercero un tema laboral, que muy de puta madre pero no. Ya os dije que mi salario casi se duplicó desde el trabajo anterior, pero eso no quiere decir que estuviese bien pagado. Estaba pagado ligeramente por debajo de convenio, cosas que sólo se puede conseguir falseando tu puesto de trabajo, no quiero entrar en muchos más detalles porque es una historia que los que seguiréis este blog desde España seguro que ya conocéis porque habréis estado en una situación similar.

Sin salir de ese tema laboral, chorradas que te cambian la forma de entender la empresa: Le dices a tu jefe que necesitas otro tipo de teclado en lugar de esa puta mierda de logitech de teclas de feedback nulo o algún tipo de ayuda ergonómica y te dice que desde recursos humanos dicen que no pueden ni un euro cuando después de un tiempo se compran teclados de Mac a 50€ la pieza a cualquiera que tenga un Mac en la empresa, ya sean desarrolladores de iOS o jefes que sólo usan el ordenador para hacer putas presentaciones y responder emails mientras que tú lo pasas puto para navegar porque tienes un i3 del año de maricastaña (y no te digo compilando). For example.

Repito, son chorradas, pero chorradas que te abren los ojos. Tienes que estar agradecido de lo que tienes, pero no hay nada para ti más que lo que te pagan a fin de mes que además es menos de lo que te mereces. Es gracioso.

Luego te dicen que valores también que hay café, cocacola y galletas en la oficina. Y eso también es gracioso porque no hay fruta fresca y fisioterapia. Hay azúcar y cafeína. La gasolina del programador. La gasolina del infarto.

Otro tema es el horario que tampoco llevo muy bien. El trabajo era bastante creativo y me cuesta encajar mi creatividad dentro de lo que el horario me permite. Si estoy con el flow a las seis de la tarde me tengo que ir y si no me sale nada a las tres de la tarde me tengo que quedar tres horas a cagarla y tener que arreglarlo mañana. Eso es calentar la silla, presentismo laboral y es muy triste.

Fuera de todo lo malo a nivel laboral hay que decir que se cobraba al día (es muy cutre que haya que celebrar esto ¡Hola Irontec!) y que visto a grandes rasgos había bastante flexibilidad en horas de entrada (pero no en horas trabajadas al día), que estaba cerca de donde vivo y el ambiente laboral era muy bueno (luego vuelvo a este punto).

Cuarto punto. La ética. Este es el punto en el que más hincapié quiero hacer. Me fui porque lo que hacía no me parecía ético y porque me daba vergüenza. No puedo contar mucho porque firme unos papeles que blablablá. Cruzamos la línea roja, mi línea roja (la única que vale) y para evitar una situación desagradable en la que me piden algo y digo que no lo voy a hacer me fui. Ni siquiera iba a soportar que me lo pidieran. Ya me cuesta bastante dormir por las noches (dijo a las 2:04 de la mañana).

Es el punto más corto porque no puedo contar nada, pero no podía contribuir a eso.

No lo voy a marcar como un quinto punto pero la mierda de actitud de winner de la empresa, sus valores copiados de los de Amazon (todo un ejemplo a seguir), sus reuniones motivacionales con el superjefe niño rico sociópata que se las da de guay y sus putas cenas de empresa tipo cocktail me tocaban mucho los cojones y no las echo nada en falta. Nada de nada.

Prefiero ser pobre y eso es lo que he decidido hacer. Ahora mismo tengo 0 ingresos. Cero. Cobro cero patatero y mi dinero tampoco va a durar mucho tiempo.

Llevo un mes sin trabajar en la empresa y aunque estoy todavía en fase de negación, como si estuviese de vacaciones, me siento bien. Estoy tranquilo. Me sigue costando dormir por otras movidas pero ahora me puedo dedicar a mis cosas, cocino, descanso más, hago deporte, etc. Mi cuerpo está recuperándose.

Sí que os voy a decir que tengo ideas y cosas en marcha y os iré contando, que no me fui a ciegas, que no soy taaan tonto y que estamos en ello. Perdonadme si por el camino pongo algún link de donación pero necesito comer y toda ayuda es buena.

Os diré que todo lo que voy a hacer a partir de ahora es cambiar el mundo. Intentaré usar lo poco que sé para hacer de este mundo un lugar un poco mejor. Espero que esta aventura dure para siempre y contaminar a todos los que pueda con este germen que me ha convertido en un fracasado pero me ha llevado al lugar al que creo que tengo que estar.

Lo siento, lo siento mucho, pero no sirvo para lo que todo el mundo quería de mi. Ojalá no fuera así.

Ojalá no me diera vergüenza.


Como siempre, mi espacio para las cosas buenas.

Soy una persona emocional, no soy un robot como muchos creen, por eso escribo siempre este tipo de entradas.

He conocido a personas rematadamente imbéciles en esta etapa de mi vida, sí. Pero muy pocas y eran fácilmente eclipsadas por el resto de personas maravillosas.

Nunca os haréis una idea de lo que me duele no haber podido seguir allí con vosotros. No es un discurso de mierda de “todo lo que he aprendido”. Realmente es imposible explicar lo cómodo que llegué a sentirme y lo fáciles que hicisteis las cosas. Si fue más de un año y medio, creed lo que os digo, fue en su mayoría por vosotros. Sin vosotros no hubiese durado ni la mitad.

Me duele mucho pensar que mi egoísmo me ha hecho alejarme de teneros tan cerca.

Es lo único que echo de menos de trabajar ahí. Lo que estoy haciendo no es tan bonito si no tengo a nadie a con quien compartirlo. Me gustaría que estuvieseis aquí conmigo. Ojalá lo estemos de nuevo algún día. De verdad lo espero.

Menos mal que me quedas tú, reina. Escuchas mis mierdas y me animas en todo lo que se me pasa por la cabeza. Siempre incansable. El amor de mi vida. Ojalá el mundo fuera más como tú y menos como lo que es.

Me ha dolido esta entrada. Me ha dolido mucho. Os quiero a todos. Espero no defraudar en esto, o en lo otro. Pero sólo tenía vergüenza encima y no podía seguir viviendo así.

Ojalá esto despierte a otros.